VIENA. CONSEJOS Y TRUCOS

Viena es una ciudad con ciertas particularidades que es recomendable conocer antes de visitar. No es que vayas a morir en Viena por no haber escuchado o leído estos consejos pero creo que son cosas útiles que es bueno saber estás preparando un viaje a Viena.

Antes de nada indicar que estuve en Viena como parte de un tour por las ciudades imperiales organizado por "El Corte Inglés" como viaje de novios. Mis impresiones a este respecto las expondré al final del artículo porque entiendo que tienen un interés muy restringido.

Vienna roofs. Tejados de Viena
Los tejados de Viena desde el hotel K+K María Teresa de Viena, Austria.

La moneda en Viena.
Austria está en la zona euro y la moneda en curso es el euro. Al contrario que en Budapest o en Praga, por ejemplo, no es necesario cambiar moneda para sobrevivir en Viena si viajas, por ejemplo, desde España.

Los precios en Viena.
Los precios, en Viena, en general son altos. No son excesivos si los comparas con grandes ciudades españolas como Madrid o Barcelona pero sí se aprecian algunas diferencias y son bastante altos en relación al resto de las ciudades imperiales.

Tiempo necesario para ver Viena
Personalmente, estimo, que para hacerse una idea de lo que es Viena pueden ser suficientes 4 días, uno o dos para ver el centro de Viena y otros dos para acercarse al Prater y al palacio de Schönbrunn o al Belvedere. Si quieres visitar los palacios por dentro y patearte algunos de los numerosos jardines de Viena necesitarás alargar al menos una semana.
Ten encuenta además que es muy fácil que llueva en Viena por lo que el ritmo de las visitas puede verse relentizado e incluso es posible que tengas que prescindir de alguna. Nosotros no pudimos visitar el Prater, por ejemplo.

Vienna city hall facade. Fachada del ayuntamiento de Viena
Foto de la fachada principal del ayuntamiento de Viena. Guía de Viena

Comer en Viena
No puedo hablar con total certeza de la gastronomía austriaca porque no probé mucho, la verdad. Teniendo en cuenta los precios y la, a priori, escasa variedad en términos de comida la verdad es que preferí reservar mi capital para comer rico en Budapest (hice bien, por cierto) y mantenerme en Viena en base a comidas más sencillas y baratas.
A este respecto, comer barato en Viena, si no vas a estar mucho tiempo no es difícil. Son abundantes las cadenas de comida rápida como McDonald's o Burger King. Además, como era de esperar en el país de las salchichas, los puestos de perritos calientes están muy extendidos. Se pueden comer perritos calientes realmente enormes y muy buenos a precios muy asequibles. Además, dispersos por la ciudad hay muchísimos puestos de comida rápida.
La otra opción gastronómica, salchichas aparte, de Viena, el snichtzel, un delicioso escalope de pollo, puede ser también una opción razonable para comer o cenar.

El agua del grifo es perfectamente bebible en Viena. El sabor no es desagradable aunque pocas veces encuentro un agua comparable en calidad al agua de Madrid.

Un último apunte. No vale la pena probar la tarta Sacher en el hotel Sacher. Será muy típico y todo lo que quieras pero es un robo y la tarta Sacher no está mejor que la del Carrefour o el Mercadona.

En cambio sí que puedes entrar en la pastelería Demel, también muy famosa, y en la que, aunque cara, es imposible entrar y no comprar. Todo en esta pastelería tiene una pinta deliciosa. El sabor está acorde con la pinta.

Demel and Hofburg. Vienna. Demel y el Hofburg. Viena
El letrero de la pastelería Demel, cerca de Hofburg. Viaje a Viena
Transporte
Viena es una ciudad de grandes dimensiones. Esto sumado al descomunal tamaño de muchos edificios y a la grandísima amplitud de muchas de sus avenidas hace que pasear por Viena pueda ser un asunto para titanes. Si quieres conservar tus pies en buen estado y te recomiendo que adquieras algún título de transporte público.
Nosotros disponíamos de la Viena Card, contratada, como todo, por El Corte Inglés, y nos resultó muy útil, aunque no creo que fuera demasiado rentable.

El transporte público en Viena es realemente eficiente, cómodo y sencillo de utilizar. Recomiendo especialmente el uso del tranvía aunque el metro puede ser la mejor opción para desplazarse a lugares alejados del centro, como el Prater.

Los vieneses
Por mi corta experiencia con los vieneses diría que son amables pero fríos como un témpano de hielo. Creo, eso sí, que una vez vi sonreir a uno.

Conciertos
Parece ser que asistir a un concierto en Viena es obligatorio. Los hay por todas partes y te los ofrecen en cualquier lugar.  Realmente no sé si la música tiene una importancia tan grande en la vida de los vieneses o es un simple reclamo turísitico basado en la nacionalidad de Mozart.
Nosotros asistimos a un concierto de la "Royal Orchester Wien" que contratamos en la entrada de la catedral de San Esteban a un señor vestido de época. No sé como pudimos picar con un reclamo para turistas tan evidente pero lo hicimos. El concierto no estuvo mal pero nos pareció decepcionante para el dinero que nos cobraron. Personalmente recomiendo que reserves el concierto con una agencia de viajes fiable o, en su defecto, con tu hotel.

Vienna opera house at night. La opera de Viena por la noche
Vista nocturna del teatro de la Opera de Viena, Austria. Es habitual que las representaciones se retransmitan por una gran pantalla instalada en el exterior del teatro.

Los horarios en Viena
Que Viena no es España se aprecia especialmente por la limpieza de las calles, por el clima y por los horarios de los comercios. Los vieneses tienen la sana costumbre de descansar así que no esperes ir de compras un domingo por muy en el centro que estés. Ese día no encontrarás abierto más que algunos restaurantes y, tal vez, alguna pastelería.
A diario, a partir de las 18:30h es muy difícil encontrar una tienda abierta y los sábados suelen cerrar un poco antes.
El horario de los museos de Viena suele ser de 9:00h a 17:00h aunque en algunos casos el horario puede llegar hasta las 21:00h.
Los restaurantes abren hasta más tarde, sobre todo en el centro, pero yo no tentaría a la suerte cenando tarde. Nunca lo intentes más allá de las 22:00h.

Glasses shop. Vienna. Tienda de gafas. Viena
Reflejos en una tienda de gafas del Graben. Viena, Austria

Paseos de caballos por Viena
Los paseos de caballos son un clásico de Viena, como en Sevilla.
Es una actividad cara, si no recuerdo mal nos costó unos 60 euros, pero resulta agradable y permite hacerse una idea de la ciudad durante un romántico paseo de unos 45 minutos.
El paseo puede ser al aire o en carruaje cerrado (normalmente todos los carruajes pueden cerrarse) y te recomiendo que inspecciones la pinta que tiene el carruaje antes de subirte. También es recomendable acordar una reserva con los responsables de los paseos que, por cierto, son ligeramente menos amables que los caballos de los que cuidan.
El lugar para contratar las excursiones en coche de caballos es junto a la catedral de San Esteban.

Información turística de Viena
Existen varias oficinas de información turística en Viena. La información es muy buena aunque probablemente nadie hablará español los cual te dará una idea de la importancia de España en el mundo.
La oficina de información turística central está junto al teatro Albertina y es fácil que puedas conseguir algún obsequio. A nosotros nos obsequiaron con unas libretitas muy monas y realmente útiles.
También puede ser un buen lugar para conseguir un paraguas en un momento de apuro. Son caros pero son resistentes y pueden ser un buen souvenir.

Albertina theatre. Vienna. Teatro Albertina. Viena
El teatro Albertina de Viena, Austria

Actividades del Corte Inglés en Viena
Respecto a las atenciones de "El Corte Inglés" en la parte de nuestro viaje de novios en Viena tengo poco más que quejas.
Ciertamente, la comodidad de que te lo hagan todo en una agencia no te la quita nadie pero teniendo en cuenta el precio del viaje creo que podrían mejorar su atención en Viena o, tal vez, cambiar de partner en Viena.
El partner de El Corte Inglés en Viene as "Pantours" y, siendo suave, debería decir que el trato que nos dieron fue manifiestamente mejorable.
Cuando bajamos del tren nos atendió un caballero, por llamarlo de alguna forma, argentino. El uso de la palabra "atender" es un eufemismo porque casi nos deja tirados y, de hecho, tuvimos que perseguirle.
En el viaje del hotel a la estación de tren nos acompañó otro caballero. Hizo su trabajo, eso no se puede negar, bien. Sin embargo su simpatía debió dejársela en casa.
La excursión que preparó "El Corte Inglés", aunque lo organizará "Pantours" entiendo que la responsabilidad es de "El Corte Inglés" al palacio de Schönbrunn realizando previamente una visita panorámica a Viena que nada tenía de panorámica, no es digna de un viaje de novios. Fuimos introducidos en un autobús con 50 turistas dignos merecedores de este nombre y tratados todos juntitos como si fueramos ovejas.
Entiendo que en Viena todo es más caro y para matener el margen hay que reducir los costes, pero ¡joder! que es un viaje de novios. Que te cobren más si hace falta pero que te traten como a un borrego.

Del trato en el hotel que nos proporcionó "El Corte Inglés", sin embargo, no puedo tener queja, ni de la habitación, que disponía de unas vistas espectaculares de Viena. Era de cuatro estrellas, no de cinco, como en Praga o en Budapest, pero la calidad era más que buena y el descenso de categoría, aunque necesario, supongo, por los precios de Viena, no fue tan abrupto como en el caso de la excursión o del resto del personal.

Si este trabajo te ha sido útil, por favor, indícamelo haciendo un click en  

Si quieres saber más sobre Viena o sobre mi viaje a esta ciudad busca en la guía de viajes de Viena.

Las opiniones de otros viajeros son importantes en este blog. Deja la tuya en un comentario y ¡Feliz viaje! .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails