QUE VER EN VIENA

En primer lugar decir que aunque espero que este pequeño artículo te sirva de referencia para preparar tu viaje a Viena es posible que no lo sea tanto como en otras ocasiones.
En esta parada del viaje, en Viena, el tiempo fue muy malo por lo que sólo pudimos ver un número reducido de sitios y dado que tengo por costumbre no hablar de lo que no conozco probablemente me deje algunas cosillas en el tintero.
Schönbrunn palace. Vienna. Palacio de Schönbrunn. Viena
Foto de la fachada principal del palacio de Schonbrunn, Viena
Palacio de Schönbrun

Tras realizar una pequeña visita guiada a Viena organizada por PanTours en un autocar convencional que, como es natural, reducía muchísimo las posibilidades de visión, y en la que fuimos tratados como ovejas acudimos al palacio de Schönbrunn.

El palacio de Schönbrunn constituyó la residencia de verano de los emperadores y emperadores austríacos lo que hace que se encuentre bastante distante del centro de Viena.

El palacio es un complejo de grandes dimensiones con unos jardines absolutamente inmensos. Es posible que para visitar el palacio entero y los jardines resulten necesarios un par de días.

Schönbrunn palace gardens. Vienna. Jardines del palacio de Schönbrunn. Viena
Detalle de los jardines del palacio de Schönbrunn. Viaje a Viena
También se puede visitar por zonas y la visita resulta realmente interesante, especialmente si se hace acompañado de una guía. La variedad de salas y de estilos decorativos, especialmente barroco y rococó, que hay en ellas junto con las anécdotas históricas que en ellas acontecieron producen en un cóctel muy agradable.

El RingStrasse de Viena

El RingStrasse es, probablemente, lo más impresionante de Viena y, por puede que del resto del mundo. Otra cosa no tendrá Viena, pero impresionar impresiona.

Vienna. Hofburg. Viena
Fachada principal del Hofburg, Viena
El RingStrasse es una largísima avenida poblada de inmensos palacios de diversos estilos arquitectónicos. De las cosas que no te puedes perder en Viena creo que el RingStrasse es la más importante.

En el RingStrasse están algunos de los edificios más importantes de Viena, entres los que, en mi opinión, destacan los museos de Historia Natural y de Historia del Arte, dos espléndidos palacios simétricos colocados uno frente al otro, el Hofburg, antiguo palacio imperial y actualmente sede del museo de Sissi (que no visité y que, por tanto, no voy a criticar), o el Parlamento austriaco, en cuya arquitectura se demuestra que los austriacos no tienen medida para esto de hacer edificios mastodónticos, el Burgtheatre o el ayuntamiento de Viena, realmente majestuoso.

Parliament of Austria. Vienna. Parlamento de Austria. Viena
Imagen del parlamento austriaco con una de las torres del ayuntamiento de Viena al fondo. Guía de Viena
El Graben.

El Graben es la zona más lujosa de Viena, un magnífico lugar para ir de tiendas si andas bien de dinero o para mirar escaparates si no tienes mucho. En el Graben se encuentran las tiendas de las boutiques más importantes de Austria y, por supuesto, del extranjero, y es un magnífico lugar para dar un paseo, parar a tomarse una café vienés o comerse un perrito caliente. También se puede comer o cenar en alguna de las terrazas de los numerosos restaurantes de la zona.

Red terrace. Graben, Vienna. Terraza roja. Viena
Imagen de una de las terrazas del Graben en Viena, Austria
En el Graben, además de los bellos edificios que lo constituyen se pueden encontrar grandes joyas arquitectónicas como la iglesia de Pedro, con su característica cúpula ovalada y una preciosa ornamentación interior o la catedral de San Esteban.

Peter church dome. Vienna. Cúpula de la iglesia de Pedro
Cúpula ovalada de la iglesia de Pedro, Viena
La catedral de San Esteban es sencillamente increible. Aunque actualmente está siendo restaurada y por ello se encuentra, en gran medida, tapada, aún es posible apreciar su espectacular torre, con una altura de 142 metros. El edificio principal de la catedral de San Esteban también es impresionante, con una altura de 107 metros. Realmente es un edificio que merece la pena ver y que no debes perderte en un viaje a Viena.

Entrar a la catedral de San Esteban es gratis, sin embargo visitarla no lo es. Me explico. Se puede entrar gratis a la catedral de San Esteban y apreciar sus magníficas naves desde la entrada sin pagar. Por el contrario, si se pretende recorrer la iglesia es necesario pagar entrada. Desconozco el precio porque preferí ahorrar mi dinero para subir a la torre Sur, también llamada Steffi.

View from St Stephen cathedral tower. Vienna. Vista desde la torre de la catedral de San Estebán. Viena
Vista de Viena desde la torre sur de la catedral de San Esteban. Viena
Subir a la torre de San Esteban de Viena cuesta 3,5€ por persona. En mi opinión no merece totalmente la pena. La ascensión ha de realizarse a pie así que mejor estar en buena forma. La escalera de ascenso es la misma que la de bajada y además es muy estrecha así que si eres algo claustrofóbico lo desaconsejo totalmente.
Tras una subida interminable se llega a, nunca te lo imaginarías, ¡un bar! Sí, un bar. Y ahí se acaba la subida, más o menos a unos 110 metros de altura. No se puede subir hasta arriba del todo. En el bar, además las vistas no son tan buenas como se podría esperar porque sólo existen 4 pequeñas ventanas, dos de las cuales, además, pueden estar cerradas con un cristal de por medio para evitar las fuertes corrientes de aire que se generarían.

En fin, de las pocas veces que subo a un sitio alto y no lo recomiendo.

Rincones con encanto en Viena

Podríamos decir que ya hemos dado un repaso a los lugares más impresionantes de Viena. Si te queda tiempo, no obstante, te recomendaría algunos rincones menos conocidos de los que se puede disfrutar.

Karlsplatz station. Vienna. Estación de Karlsplatz. Viena
Estación de metro de Karlplatz, obra del arquitecto Otto Wagner, en Viena, Austria
Me gustó especialmente la parada de metro de Karlsplatz, de estilo modernista o, para los austriacos, estilo secesión, obra de Otto Wagner.

En las cercanías de Karlsplatz se puede visitar la iglesia de Carlos, con sus dos majestuosas columnas. La entrada no es gratuita y teniendo en cuenta nuestra escasez de tiempo decidimos, de nuevo, no visitar su interior.

En la misma zona se encuentra el edificio de la Secesión, dedicado al movimiento artístico del mismo nombre y con un friso obra de Gustav Klimt.

Un poco más allá se puede encontrar el mercado de la fruta, un conjunto de pequeños edificios y tenderetes con mucho en canto que pueden constuir un buen lugar para pasear o para comer algo ya que cuenta con infinidad de puestos con comidas de otros países.

Secession building frieze, by Klimt. Vienna. El friso del edificio Secesión, de Klimt. Viena
Friso del edificio Secesión, obra de Gustav Klimt, en Viena, Austria
Pendientes

Como ya he dicho no pude visitar todo lo que quería ver por la oposición del tiempo, tanto físico como atmosférico, así que para la próxima vez tendré pendientes los jardines de Schönbrunn, el Belvedere con el museo de Klimt, obviamente, la noria gigante del Prater y, tal vez, una visita al interior del palacio de la Opera de Viena. Si los has visitado alguna vez no dudes en compartir tu experiencia conmigo.

Si necesitas más información sobre Viena búscala en la guía de viajes de Viena.

Las opiniones de otros viajeros son importantes en este blog. Deja la tuya en un comentario y ¡Feliz viaje! .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails