Suecia. Estocolmo. El museo Vasa

Es rara la ocasión en la que en viaje tan corto decido adentrarme en un museo. Pero el museo Vasa no es un museo al uso. Normalmente se construye el museo y después se van adquiriendo piezas y se va decidiendo lo que se va a meter dentro. El museo Vasa es todo lo contrario. Primero se decidió que se iba a meter dentro, un enorme barco del siglo XVII, y alrededor se construyo el museo.

El Vasa se hundió en 1628 en su primer viaje y constituye un ejemplo vivo de la estupidez humana, así como la constatación de que los gobernantes siempre han sido igual de lerdos.


La parte trasera del Vasa. Museo Vasa, Estocolmo.

La historia del Vasa es sencilla. Este navío sueco estaba llamado a ser uno de los más poderosos del mundo. Sin embargo poco antes de finalizarlo se descubrió que los holandeses preparaban un barco con un número de cañones mayor lo que hizo que el rey Gustavo II de Suecia exigiera una hilera adicional de cañones en el barco. Esto ocasionó que la tronera de cañones más baja quedara excesivamente cercana al agua. Como consecuencia adicional de esto el barco no podía ser lastrado convenientemente porque si pesaba demasiado el agua entraba por las troneras. Resumiendo, nada más iniciar su viaje una sueve brisa escoró el barco por el defecto de lastre y el agua empezó a entrar por las troneras inferiores. El resto es historia.


Puente y lateral derecho del Vasa. Museo Vasa, Estocolmo.

El museo Vasa guarda dos cosas: esta historia y el barco. El barco fue rescatado en 1961 y se encuentra en un estado de conservación magnífico. Ha sido restaurado aunque aún se sigue investigando la mejor manera de conservarlo. La piezas que no son originales y han tenido que sustituirse se distinguen, mediante el color, de las que sí lo son de modo que nadie se llame a engaño.

Es toda una experiencia entrar en un edificio y encontrar un navío de cuatrocientos años perfectamente conservado. Una experiencia que merece la pena. Aunque tu guía de Estocolmo seguramente incluirá muchos más museos el Vasa es un caso aparte.

Por razones, supongo, de tamaño, el museo sólo alberga el barco hasta aproximadamente un tercio de sus mástiles. Aún así la altura del navío es más que considerable.


Cubierta del Vasa. Museo Vasa, Estocolmo.

Si necesitas más información sobre el viaje a Estocolmo puedes encontrarla aquí.

¡No te cortes! Si tienes una pregunta, propuesta, crítica o una experiencia a compartir sobre tu propio viaje deja un comentario. ¡Gracias!
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails